El ex-alcalde de Mojácar es condenado por injurias a "Salvemos Mojácar"

salvemosmojacar (6/3/2008)

El ex-alcalde de Mojácar Carlos Cervantes Zamora ha sido condenado por injurias a Salvemos Mojácar, a una indemnización de 2000€, multa de 1000€ y Costas del pleito. La notificacion es de ayer, 6 de marzo de 2008, de una sentencia de 22 de febrero, de juicio celebrado el pasado 19 de febrero, y que era repetido por tercera vez debido a fallos formales en los anteriores juicios por la misma causa.

La querella se interpuso en 2004 por haber llamado insistentemente a los miembros de la asociación "manipuladores y sinvergüezas" así como "canallas", en rueda de prensa y entrevista con medios locales, habiendo sido publicadas sus delaraciones con grandes titulares en un periodico local de gran difusión en la comarca, con el correspondiente perjuicio para a asociación, en el momento en que esta estaba naciendo y representaba la única voz crítica contra los desmanes urbanísticos del nuevo alcalde, supuesto ecologista de Izquierdas, que acababa de cerrar una coalición con tres partidos de la derecha mojaquera.

La juez se ha hecho cargo plenamente de los daños causados a la asociación y de la gravedad de las injurias y de su difusión en medios de comunicación, por lo que, si bien pediamos una multa de 8.000€ e indemnización de 30.000€, consideramos plenamente satisfecha la demanda de la asociación. Celebramos por ello una sentencia ejemplarizante que esperamos que impida que prolifere esta clase de acoso y persecución de las organizaciones y los activistas independientes que luchan contra esta lacra de nuestra democracia que es el urbanismo salvaje, habiendo numerosas personas y grupos que sufren campañas sistemáticas de acoso y derribo por parte de políticos de diverso signo y de sus allegados, de forma particular en Almería. Esperamos que esta sentencia sirva de advertencia para todos aquellos que intentan desprestigiar con fines espúreos a los grupos de ciudadanos independientes.

Desde la asociación esperamos que el condenado no interponga recurso a la sentencia, dado que no hay en este caso errores formales que subsanar y que la prologación del juicio solo resultaría en su contra, en mayores costas e intereses que pagar del mismo.

La sentencia es oportuna puesto que la asociación está realizando estos días la campaña "CON TU AYUDA PODEMOS PARAR MUCHO MÁS", con la que esperan recaudar fondos para la conseución de los numerosos pleitos que la asociación mantiene contra grandes proyectos urbanísticos y otros muchos que debe emprender próximamente en todo el levante. La indemnizacón ayudará a sufragar, entre otros, los pleitos contra playa Macenas, Mundo Aguilón, el PORN y el POTLA así como gastos que derivasen de los siete pleitos del Algarrobico en los que la asociación está personada en la AN, el TS y el TSJA, y el emprendido por la propia asociación contra el hotel en el juzgado de los contecioso-administrativo nº2 de Almería, que dió lugar a la paralización del hotel.

El juicio se ha repetido tres veces y ahora se ha doblado la condena:

Se trata de la segunda vez que el ex-alcalde es condenado en el mismo proceso. 

El primer juicio se celebró el 21 de marzo de 2006. El encausado no compareció y fue declarado en rebeldía. Pero la condena, de 24 marzo de 2006, fue anulada por defecto de forma, pues no se había citado al encausado en tiempo y forma.

El juicio se repitió en junio de 2007, pero fue anulado una vez más por otro error formal: debería haberlo realizado otra juez para evitar predeterminación del fallo.

Se repitió por tercera vez el pasado martes 19 de febrero de 2008. Una vez más el encausado no compareció, si bien lo hizo su letrado, quien lejos de negar los hechos los reconoció, intentando justificarlos.

La condena actual dobla la primera condena, que era de solo 1.000€ de indemnización y 240€ de multa.

Este aumento lo consideramos plenamente justificado dada la gravedad de los hechos y que el encausado lejos de abandonar sus ataques contra la asociación ha seguido vertiendo calumnias y descalificaciones contra la misma en medios locales hasta la actualidad, algo por lo que la asociación estaba considerando interponer una segunda qurella.

En la sentencia, sólidamente argumentada, la juez reconoce que "se han trasapasado los límites del respeto" y que no hay duda respecto a que "los hechos probados son constitutivos de una falta de injurias del artículo 620.2 del Código Penal". por ello opta por imponer la pena "en la máxima extensión atendida la gravedad y entidad de los hechos, pues concurre en el presenta caso que las expresiones injuriosas se difundieron en un diario de torada provincial, Actualidad Almanzora, siendo consecuencia que el ataque al honor, por dicha publicación, adquirió máxima relevancia y trascendencia social".

Por ello, dice,  "FALLO QUE DEBO CONDENAR Y CONDENO A CARLOS CERVANTES ZAMORA, como autor criminalmente responsable de una FALTA DE INJURIAS, a la pena de VEINTE DÍAS DE MULTA A RAZÓN DE UNA CUOTA DIARIA DE CINCUENTA EUROS, con apremio personal subsidiario de un día de privación de libertad por cada dos cuotas dejadas de abonar cuando a su pago fuere requerido, ya a abonar a la asociación Salvemos Mojácar en la persona de su representante legal, la cantidad de DOS MIL EUROS en concepto de indemnización de los daños morales, cifra que devengará en su caso el interés previsto e el artículo 576 de la ley de enjuiciamiento Civil, imponiéndose así mismo, el PAGO DE LAS COSTAS CAUSADAS en esta instancia."

Estimando las costas entre 1.500€ y 2.500€ en total el acalde deberá pagar más de 5000€, cerca de un millón de las antiguas pesetas, lo que corresponde solo a dos meses de su actual sueldo como concejal del ayuntamiento, habiendo la juez tomado plenamente en consideración la capacidad económica del encausado para pagar las penas impuestas.

Hace cuatro años, cuando Salvemos Mojácar acababa de nacer como asociación, el entonces alcalde de Mojácar, que acababa de acceder al despacho de la alcaldía, le dió la bienvenida a la asociación con una auténtica campaña de injurias sistemáticas en todos los medios, siendo la manifestación más explícita la entrevista aparecida en el periódico Actualidad Almanzora, donde tachaba a la asociación y sus integrantes de canallas, sinverguenzas y manipuladores, vinculándolos a supuesos intereses particulares, políticos o urbanísticos. Calificativos de esta quisa fueron usados por Carlos Cervantes en toda clase de medios e incluso en plenos y reuniones a puerta cerrada con comunidades de vecinos. Dichas injurias no se pararon al anunciar la asociación que interpondría querella por injurias si el entonces alcalde de Mojácar no se retractaba públicamente, por lo que la asociación procedió con la querella criminal como había anunciado.

Desde la acusación se ha puesto de manifiesto cómo esta campaña orquestada desde la alcadía, cuando la asociación acababa de crearse y no era aun conocida ha creado un perjuicio real, no solo simbólico, para la asociación al haber implantado en sus inicios dudas sobre la fiabilidad de la misma dificultado la adhesión de socios, con lo que esto supone de perjuicio para los medios humanos y económicos que la asociación necesita y sembrando murmuraciones que algunos se han ocupado de prolongar hasta la actualidad. Todo ello con el agravante de que utilizó insidiosamente el "peso" de su fama de supuesto ecologista, con la intención clara de aplastar en su nacimiento la única fuente de denuncia ciudadana independiente que amenazaba con poner de relieve de su "cambio de chaqueta" y los desmanes urbanísticos y atentados ecológicos que emprendió al hacerse con la alcaldía, entre los que se cuentan la aprobación de varias docenas de convenios urbanísticos para recalificaciones masivas de terrenos, el desarrollo de un PGOU que tenía la intención de triplicar las viviendas en el municipio, la aprobación de fases relacionadas con el proyecto de Playa Macenas y la concesión de la licencia ilegal al macrocomplejo paralizado de La Solana de Mojácar S.A., entre otras. Actuaciones que ponían en evidencia que Carlos Cervantes actuó con nula coherencia con sus supuestas convicciones ecologistas y de izquierdas desde el momento en que accedió a la alcaldía, defendiendo un modelo de urbanismo depredador y salvaje exactamente igual que habían hecho anteriormente alcaldes del PP, del PSOE y de otros signos políticos. Todo ello sin mecionar la coalición con fuerzas de la derecha que le llevó a la alcaldía, coalición que ahora hemos vuelto a presenciar

Sentencia completa en pdf